25/7/09

Josef Hofmann.Cracovia 20 Enero 1876 - Los Angeles 16 Febrero 1957


Este gran pianista nació en Krakau, cerca de Varsovia en el año 1876 pero se naturalizó norteamericano en 1926. Empezó a estudiar música con su propio padre apenas a la edad de los tres años. A los nueve tocó el Concierto Nº 1 para Piano y Orquesta de Beethoven dirigida por Hans von Bülow. Ya a los 11 efectuó una gira por Europa y enseguida se traslada a Nueva York debutando en el Metropolitan Opera House. El público norteamericano prácticamente se enloqueció con él. En realidad esto se constituyó en una verdadera explotación de este pequeño pianista por parte de su padre. En el lapso de 10 semanas dio 52 conciertos. Esto alarmó a críticos y al público en general. Un mecenas llamado Alfred Corning Clark donó una beca de 50 mil dólares para que el pequeño Joseph se dedicara a estudiar. Debido a esta acción generosa es que Hofmann hizo su retiro de los escenarios para concentrarse en los estudios pianísticos, más precisamente en Alemania. Luego de ello y gracias a la intervención de Moritz (Maurycy) Moszkowski, se pone bajo las manos de Antón Rubinstein. La influencia del gran artista ruso fue de suma importancia para Hofmann, el cual recién reapareció ante el público a la muerte de su maestro acaecida en 1894.  Trabajó además como docente en “La Curtis Institute” de Filadelfia desde 1926 hasta 1938. Su último concierto lo dio el 19 de enero de 1946 en la ciudad de Nueva York.
Josef Hofmann fue un pianista colosal, de una envergadura interpretativa de primerísimo nivel. Pese a tener manos relativamente pequeñas no tuvo jamás escollos técnicos para ejecutar las obras pianísticas de mayor exigencia. Todos aquellos que poseemos algunas de sus grabaciones podemos constatarlo sin lugar a dudas.
Este pianista polaco - americano fue uno de los primeros que tuvo a la nota escrita como referencia fundamental e inalterable para sus interpretaciones. El respeto por cada indicación en la partitura llegaba al máximo. En realidad, este enfoque textual partía de su maestro Antón Rubinstein, el cual, en este aspecto, siempre fue muy exigente con sus pocos discípulos. Lo paradójico era que el “León” ruso se tomaba a veces bastantes libertades en cuanto al respeto textual de lo escrito en el pentagrama. El mismo Hofmann le observó esto a su maestro, el cual le respondió “...el día que tu seas tan viejo como yo, podrás hacer lo mismo..... ¡Si puedes!”.

La primera grabación discográfica la hizo en 1904, en la ciudad de Berlín. Más adelante efectuó registros esporádicos para la “American Columbia Company”. Hofmann tuvo también otra característica a tomar en cuenta; desarrollaba la interpretación de las distintas obras con verdadera sensatez. Con ello queremos significar lo que expresó en cierta ocasión con relación a como se tocaba hasta mediados del siglo XIX: “.... el arte de tocar el piano era el arte del velocímetro musical (…) el arte de tocar el mayor número de notas en el menor tiempo posible...”  Para Hofmann la velocidad, la “acrobacia” o si se quiere expresar mejor, la técnica, debía estar al servicio de la belleza y no divorciada de la misma. En otras palabras: la técnica consistía en una herramienta que el pianista debía saber utilizar en servicio de la idea interpretativa, era solo un recurso, nunca un fin en si mismo. No por ello debemos de pensar que este polaco carecía de técnica, la tenía en sumo grado, en abundancia, y quizás haya estado a nivel del mismo Leopoldo Godowski.

Una de las observaciones más interesantes de Hofmann era que durante un concierto, el cual dura aproximadamente unos 80 minutos, el pianista ejecuta más o menos unos 100 mil movimientos (¡!) los cuales deben afluir a través de los dedos del ejecutante no solamente en forma automática  – es decir, sin pensar en cada movimiento que se está haciendo  ― sino también de manera fluida y musical. Pero Hofmann antes que nadad era músico, que sabía volcar excelentes planos sonoros, de pureza romántica y una elegancia comparable a la de Benno Moiseivitch. Además de pianista, Hofmann también compuso gran cantidad de obras, aunque bajo el pseudónimo de Michel Dvorski. Su amigo Serguei Rachmaninov le dedicó el Concierto Nº 3 para Piano y orquesta.  Escribió en 1915 un libro titulado: “Piano Playing with Piano Questions”.
Falleció en la ciudad de Los Ángeles en 1957 a los 81 años de edad.
Der Erlkönig. Schubert-Liszt. Grabación acústica Berlin 1903, interpretada por Josef Hofmann. G&T 045502. Mat.492
Descarga

No hay comentarios: