8/10/17

Raoul Pugno (VIII)

Rapsodia Hungara nº 11. F. Liszt. Grabción acústica 1904 Paris interpretada por Raoul Pugno. G&T 35504/05. Mat.2050/51 F1
Descarga

18/9/17

Serguéi Prokófiev (Sóntsovka, 23 de abril de 1891 – Moscú, 5 de marzo de 1953)

Serguéi Prokófiev nació en Sóntsovka (actualmente la ciudad de Krásnoye, en la Óblast de Donetsk), Ucrania. Fue hijo único. Su madre era pianista y su padre ingeniero agrónomo relativamente acomodado.
Prokófiev demostró a temprana edad, dotes musicales poco usuales y en 1902, cuando empezó a recibir lecciones particulares de composición, ya había escrito algunas piezas. En cuanto dispuso de las herramientas teóricas necesarias, se puso a experimentar, sentando las bases del que sería su propio estilo musical.
Sus primeras obras, como el Concierto para piano n.º 1 (1911) y la Suite escita para orquesta (1914), le valieron mala fama como músico, pues no correspondía con la línea nacionalista rusa.
Durante la Primera Guerra Mundial, Prokófiev regresó al Conservatorio. Estudió órgano para evitar ser reclutado. Compuso El jugador, ópera basada en la novela homónima de Fiódor Dostoievski, pero los ensayos estuvieron plagados de problemas y el estreno, previsto para el año 1917, tuvo que ser cancelado debido a la Revolución de febrero. En el verano de aquel año , Prokófiev compuso su primera sinfonía, la Clásica. Este es el nombre que él mismo le dio, dado que fue compuesta en un estilo que, según Prokófiev, Joseph Haydn habría usado si estuviera vivo en esa época.
Una de sus obras más conocidas es Pedro y el lobo. Se trata de un trabajo programático para narrador y orquesta.
De 1918 a 1933 vivió en Europa occidental, realizando giras como pianista en las que interpretaba obras propias como sus cinco Conciertos para piano y sus cinco primeras Sonatas para piano. Su obra más destacada en esta época es la Sinfonía clásica (1918). Durante los años en que vivió fuera de su país compuso para el empresario de los Ballets Rusos, Sergéi Diágilev, los ballets Chout (1921), El bufón y El paso de acero (1927), apoteosis de la industrialización que estaba produciéndose en ese momento en Rusia. De este mismo periodo son las óperas El amor de las tres naranjas (1921), basada en una fábula del dramaturgo Carlo Gozzi (autor de Turandot), y El ángel de fuego (1919).
En 1923 se casó con la cantante de origen español Lina Llubera.
El Concierto para violín n.º 2 en sol menor opus 63, escrito en 1935 fue estrenado el 1 de diciembre de 1935 en Madrid por el violinista francés Robert Soëtans y la Orquesta Sinfónica de Madrid dirigida por Enrique Fernández Arbós.
En 1936 Prokófiev volvió a Rusia, donde siguió elaborando su propio lenguaje musical. Sus obras demuestran una extraordinaria integridad, sobre todo si se tiene en cuenta la presión impuesta por el dogma del realismo socialista. Entre las obras de este periodo destacan: la suite El teniente Kizhé (1933), Pedro y el lobo para narrador y orquesta (1934) y Romeo y Julieta (ballet, 1936).
En 1938, Prokófiev colaboró con Eisenstein en la épica película histórica Alejandro Nevski. Para ella compuso parte de su música más creativa y dramática. Aunque la película tiene una grabación sonora muy pobre, Prokófiev adaptó gran parte de esta banda sonora a una cantata a gran escala para mezzosoprano, orquesta y coro, que fue ampliamente interpretada y grabada. A la vista del éxito de Alejandro Nevski, Prokófiev compuso su primera ópera soviética, Semión Kotko, que iba a ser producida por el director Vsevolod Meyerhold. Sin embargo, el estreno de la ópera fue pospuesto porque Meyerhold fue arrestado el 20 de junio de 1939 por la NKVD (la Policía Secreta de Stalin), y ejecutado el 2 de febrero de 1940.2 Sólo unos meses después del arresto de Meyerhold, Prokófiev fue "invitado" a componer Zdrávitsa (literalmente traducido "¡Salud!", una "Salutación a Stalin") (Op. 85) para celebrar el 60.º aniversario de Stalin.3
Compuso la Sinfonía n.º 5 (1945) y la ópera Guerra y paz (1946). También destaca su trabajo musical para la película Iván el Terrible, de Eisenstein.
En 1947 compuso la última de sus Sonatas para piano; en total suman nueve, de las que destacan la tercera, escrita en un solo movimiento, las llamadas sonatas de guerra (la sexta, séptima y octava), compuestas durante la segunda guerra mundial y la novena, dedicada a Sviatoslav Richter, en la que simplifica su lenguaje musical.
El 10 de febrero de 1948, año del decreto Zhdánov, el Politburó condenó la música «formalista», fuera de los parámetros del realismo socialista, que estaban componiendo Prokófiev, Shostakóvich y otros. Sus armonías fueron juzgadas «cacofónicas» y tuvo que prometer que realizaría obras con mayor lirismo realista. El 20 de febrero, su mujer Lina fue acusada de espionaje y condenada a trabajar veinte años en un campo al norte del paralelo 67.
Ese mismo año, Prokofiev compuso Cuento de un hombre auténtico (1948) pero fue nuevamente censurado. Cuatro años más tarde compuso la Sinfonía n.º 7, por la cual recibió el premio Stalin (1952). Prokófiev falleció en Moscú el 5 de marzo de 1953 (el mismo día que Stalin) cuando acababan de comenzar los ensayos para su ballet La flor de piedra (1950), que fue puesto en escena el año siguiente.
Después de su muerte, en 1955, se representó por primera vez, en La Fenice de Venecia, su ópera El ángel de fuego, con libreto de Valeri Briúsov.
Sonatina Pastorale Op.59. Grabación eléctrica 1935 París, interpretada por el propio autor. Disco Gramofono DB 5031.Mat.2LA 312-1
Descarga

17/8/17

María Barrientos.Barcelona 10 de marzo de 1884 - Ciboure 8 de agosto de 1946

Soprano española. Debutó con tan sólo quince años en el Teatro Victoria de su ciudad natal con La Africana de Meyerbeer. Existe una leyenda, nunca comprobada, sobre un aprendizaje musical anterior que incluiría la dirección de una sinfonía compuesta por ella, con tan sólo doce años, como examen final en el conservatorio barcelonés.

Barrientos fue una cantante con una voz de claridad casi instrumental. gozó de un timbre y una proyección tan excelentes que la convirtieron de inmediato en una de las sopranos más solicitadas del momento. Cantó en el Covent Garden de Londres (El Barbero de Sevilla de Rossini) y la Scala de Milán (Dinorah de Meyerbeer). Pronto saltó a América, donde cantó Lucía de Lamermoor de Donizetti en el Metropolitan neoyorquino, teatro al que permaneció ligada entre 1916 y 1919 y en el que cantó todo el repertorio romántico de soprano ligera (Elvira en Los Puritanos de Bellini, Amina en Il Matrimonio Segreto de Cimarosa, Gilda en Rigoletto de Verdi, Lakmé en la ópera homónima de Leo Delibes, etc.) y donde protagonizó el estreno de El Gallo de Oro de Rimski-Korsakov.
Realizó también numerosas giras concertísticas, sobre todo por Francia y América del Sur, donde hizo buena parte de su carrera y de su fortuna. Destacó como intérprete de las canciones francesas y españolas (así, fue elegida por Falla para grabar sus Siete canciones populares españolas y su Soneto a Córdoba).
Hizo una serie de valiosas grabaciones con Fonotipia y Columbia Records.
Canción del Fuego Fatuo y Polo. de Siete Canciones Populares Españolas. Manuel de Falla. Grabación eléctrica 1928. Interpretada por María Barrientos y acompañada al piano por Manuel de Falla. Regal RXX 7003.Mat.LX 1415
Descarga
Descarga

8/7/17

Eugen d'Albert (VII)

Invitación a la Danza Op.65 Carl Maria von Weber. Grabación acústica 1910/12 interpretada al piano por Eugen d'Albert. Odeon LXX 76933. Mat.XXB 5730
Descarga

3/6/17

Cesari Ferrani (Turín, 8 de mayo de 1863 - Pollone, 4 de mayo de 1943)

Cesira Ferrani  fue una soprano italiana, sobre todo conocida por participar en el estreno de dos de los papeles más icónicos de la historia de la ópera, en 1986 con Mimì en La bohème Giacomo Puccini y en 1893 con el papel principal de Manon Lescaut también de Puccini.  Ferrani cantó un amplio repertorio que abarca no sólo la ópera verista, sino también las obras de compositores como Verdi, Gounod, Wagner y Debussy.

Nacida Cesira Zanazzio, Ferrani estudió con Antonietta fricción en Turín antes de hacer su debut profesional en 1887, como Micaela en la ópera Carmen de Bizet en el Teatro Regio de Turín. Ese mismo año cantó Gilda de Rigoletto de Verdi y Marguerite en el Fausto de Gounod en el mismo teatro. Durante los siguientes cuatro años, apareció en numerosas producciones en Catania, Génova y Venecia. También cantó en varias producciones en Francia. En 1892 se presentó en el Teatro Carlo Felice de Génova como Amelia en Simon Boccanegra de Verdi y el papel protagonista de Lorelei de Catalani dirigida por Arturo Toscanini.

1 de febrero de 1893, Ferrani cantó el papel principal en el estreno mundial de Manon Lescaut de Puccini en el Teatro Regio de Turín. Era la primera de muchas que debía cantar alo lado de Giuseppe Cremonini, que interpretó el papel de Chevalier Des Grieux. 

En 1894 Fernando y Cremonini retomaron sus papeles en el estreno de Manon Lescaut en la Scala y cantaron frente a frente en el estreno mundial de Il Fior de Alpe de Alberto Franchetti como María y Paolo. Ferrani más tarde volvió a interpretar el papel de Manon en producciones en el Teatro Colón de Buenos Aires y ciudades de toda Italia. 

En 1895 cantó el papel de Suzel a L'amico Fritz en la Opéra de Montecarlo, y creó el papel protagonista en el estreno mundial de Consuelo de Giacomo Orefice el Teatro Comunale di Bologna. Al año siguiente, interpretó el papel de Mimì en el estreno de La bohème de Puccini en Turín (1896). El día después del exitoso estreno de La bohème, donde el elenco recibió que salir 15 veces a saludar, Puccini le dio a Fernando su fotografía con la dedicatoria: «Por mi verdadera y espléndida Mimì, Signorina Cesira Ferrani, con gratitud, G. Puccini"  Tras el éxito de La bohème, Ferrani se embarcó en giras por Rusia y España, y apareció en producciones en El Cairo y Lisboa además de seguir actuando por toda Italia. En 1901 Ferrani cantó en el estreno mundial de Le Maschere de Mascagni en el Teatro Carlo Felice de Génova.

En 1908 cantó en La Scala Mélisande en la primera actuación de Milán de Pelléas et Mélisande con Toscanini en la dirección. Otros papeles que interpretó incluyen Julieta de Romeo y Julieta, Fanny a Safo, Charlotte de Werther, Amelia de Simon Boccanegra, Elisabeth en Tannhäuser, y Elsa y Eva en Die Meistersinger, entre otros. Su última aparición fue en 1909 como Mélisande.  La temporada 1902-1903 actuó en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona
Racconto di Mini de La Bohème. Giacomo Puccini. Grabación acústica Milan 1902 interpretada por Cesira Ferrani con acompañamiento de piano. G&T 52281. Mat 2914b

8/5/17

Riucardo Viñes (II)

Miramar. de Cuentos de España. Joaquín Turina. Grabación eléctrica 1930, interpretada por Ricardo Viñes. Columbia LF 12.Mat.WL 1889
Descarga

1/4/17

Wilhelm Backhaus (II)

Vals Op.42 Federic Chopin. Grabación acústica 1911 interpretada al piano por Wilhelm Backhaus. Gramophone 05533.Mat.ac5072f
Descarga

28/2/17

Ricardo Viñes (Lérida 5 de Febrero de 1875 – Barcelona 29 de Abril de 1943)

Ricardo Viñes nació en Lleida en 1875, residió y alcanzó sus grandes éxitos en París, abrió allí su abnegada militancia por la música contemporánea -sobre todo la francesa, la rusa y la española- y murió en Barcelona en 1943 en una situación de extremada pobreza. Fue él, el gran virtuoso del piano, quien estrenó mundialmente las mejores obras pianísticas de Debussy, Falla, Granados, Milhaud, Mompou, Prokofiev, Ravel, Satie... Más de 40 obras, entre las más famosas del siglo, le fueron dedicadas por sus autores. Aglutinó, desde París, uno de los epicentros de la vida musical europea entre las dos guerras, en la eclosión fulgurante de la cultura moderna, amigo y contertulio de Picasso, Redon, Valery, Colette, Cocteau, Max Jacob..., coleccionista de arte, lector meticuloso y crítico, poeta, católico militante y ludópata dramáticamente persistente.
De la importancia de su figura dan testimonio su participación en la creación de la Societé Musicale Indépendante en 1909 junto a personalidades como Ravel, Florent Schmitt o André Caplet, o su intervención como impulsor de la Société Musique en 1918 junto a los compositores Ravel, Roussel, Satie, Auric o Delage. Pero siempre inquieto y atento a la vanguardia, su colaboración directa como intérprete en las obras de nueva creación no se detiene y en 1936 participa en el primer concierto sinfónico del grupo Jeune France, integrado por Messiaen y Jolivet como figuras más destacadas, interpretando la parte solista de una obra que le ha sido dedicada, la Balada para piano y orquesta de Germaine Tailleferre.
Entre las numerosas personalidades artísticas con la que tuvo ocasión de trabar relación se encuentran no sólo compositores e intérpretes — Henri Duparc, Paul Casals, Ignacy Jan Paderewski, Erik Satie, Wanda Landowska, Maurice Delage, Fedor Chaliapin, Balakirev, Rimski-Korsakov, Alexsander Scriabin, Francis Poulenc, Edgar Varèse — sino también pintores, escultores, poetas, literatos y celebridades pertenecientes a los más diversos campos artísticos como Odilon Redon, Colette, Picasso, Camille Pissarro, Léon-Paul Fargue, André Gide, Sergei Diaghilev, Jean Cocteau o Paul Valéry. Y es que no hay que perder de vista que el polifacético Ricardo Viñes, perteneció al Círculo de Les Apaches (integrado por un grupo de músicos, poetas, pintores y científicos nacidos en la década de 1870) y que además de pianista fue compositor, escritor —llegó a escribir poesía en francés— y se interesó también por numerosas lenguas extranjeras, las matemáticas, la astronomía, la astrología e incluso por las ciencias ocultas. A la pregunta acerca de las cualidades necesarias para ser un virtuoso del piano, el pianista catalán respondía: "¡Es necesario leer!".

En los Jardines de Murcia. de Cuentos de España. Joaquín Turina. Grabación eléctrica 1930, interpretada por Ricardo Viñes. Columbia LF 12.Mat.WL 1888
Descarga

1/2/17

Enrico Caruso (IV)

No, più nobile tu sei delle. de Adriana Lecouvreur. Francesco Cilea. Grabación acústica Milán 1902, interpretada por Enrico Caruso y acompañada al piano por Francesco Cilea. G&T G.C 52419.Mat 2880 w
Descarga

1/1/17

Enrico Caruso (III)

Vesti la giubba. de la Ópera Plagliacci. Ruggiero Leoncavallo. Grabación acústica Milán 1902, interpretada por Enrico Caruso y acompañada al piano por Salvatore Cottone. G&T 52440.Mat.2875B
Descarga